Tips, Consejos y Guías Para el Bienestar

¿A qué se deben los problemas de circulación?

En la base de un funcionamiento vascular incorrecto, puede haber numerosos motivos, como una dieta desequilibrada, un mal ejercicio físico, una condición de sobrepeso. Para paliar y prevenir el problema, por tanto, basta con adoptar simples precauciones dentro de nuestro comportamiento, como evitar llevar tacones demasiado altos, estar de pie mucho tiempo y recordar hacer deporte o dar al menos un simple paseo todos los días.

La actividad física ayuda a mejorar la circulación:

De hecho, una buena actividad física favorece el mantenimiento de una circulación activa y un cuerpo sano.
La dieta también juega un papel fundamental: es importante evitar los alimentos nocivos para nuestro sistema cardiovascular, y en cambio aumentar el consumo de alimentos y bebidas que nos ayuden a fortalecerlo. Dado que los procedimientos de refinado y los procesos de conservación y cocción de los alimentos reducen el contenido de vitaminas y minerales, es una buena costumbre elegir productos frescos e integrales y preferir una cocción más sencilla, como al vapor o si es posible consumir esos tipos de crudos. verduras que lo permitan.

Aquí hay una lista de alimentos que pueden afectar positivamente nuestro sistema circulatorio y promover la circulación:

  • Arándanos: contienen antocianósidos, que fortalecen la estructura de los vasos sanguíneos, mejorando la elasticidad de las paredes.
  • Uvas: además de antocianósidos, también contiene flavonoides, muy útiles para la eliminación de radicales libres, que atacan y dañan las células de nuestro organismo.
  • Aguacate: es rico en grasas monoinsaturadas, que ayudan a mantener baja la presión arterial, disminuyendo el riesgo de hipertensión, y por tanto también protegiendo nuestro cerebro de cualquier problema relacionado con esta enfermedad.
  • Naranjas y limones: se sabe que los cítricos son ricos en vitamina C y polifenoles, elementos que tonifican los vasos sanguíneos y al mismo tiempo contribuyen a la eliminación de radicales libres.
  • Salmón: rico en ácidos grasos Omega-3, imprescindibles para la salud del sistema cardiovascular. Siempre recomendamos el consumo de salmón salvaje, en lugar de cultivado, para evitar ingerir una cantidad considerable de mercurio.
  • Ajo: se recomienda consumirlo crudo todos los días. De hecho, este alimento, además de su fuerte actividad antibiótica, también es útil para mejorar la circulación en manos y pies, y para prevenir la formación de obstrucciones en los vasos sanguíneos.
  • Semillas de calabaza: contienen mucha vitamina E, que previene la formación de coágulos sanguíneos, manteniendo el flujo sanguíneo libre y suave.
  • Chocolate negro: tiene fuertes propiedades antioxidantes y estimulantes, gracias al porcentaje de cafeína que contiene, que estimulan las endorfinas, favoreciendo el buen humor. También contiene flavonoides, que reducen el riesgo de infartos y infartos.
  • Pimienta de Cayena : actúa acelerando la actividad del metabolismo, estimulando la circulación y fortaleciendo las venas y arterias. Evita el entumecimiento de los dedos y la reducción de la circulación en los pies.
  • Jengibre: en la medicina china se considera una especia milagrosa, debido a sus múltiples propiedades. De hecho es muy útil para el sistema cardiovascular, como tonificante de los vasos; y como digestivo, analgésico, anticongestante y también se considera válido para contrarrestar el envejecimiento. La medicina asiática ha considerado durante siglos al jengibre como una especia «caliente», que estimula la circulación, previene los vómitos, tiene un efecto espasmolítico, es antiflatulento y antiséptico. La cultura china considera la raíz del jengibre, que contiene aceite esencial, almidón y gingeroles, un elemento Yang eficaz, que sirve precisamente para fortalecer las energías masculinas, el fuego y la vitalidad.
  • Ginkgo Biloba: es una planta capaz de actuar sobre la microcirculación favoreciendo la actividad cerebral, la memoria y contrarrestando el envejecimiento. Está especialmente indicado en caso de fatiga mental, para mejorar la memoria, y también en caso de varices.
  • Caléndula: Calendula officinalis desempeña una importante acción contra la hipertensión, tonifica los vasos y previene las varices. La misma planta medicinal también se usa como cicatrizante y antiinflamatoria y tiene propiedades antisépticas y antifúngicas.
  • Damiana : Turnera Aphrodisiaca es útil para relajar el sistema nervioso central, contra la ansiedad y el insomnio, y siempre se le han atribuido propiedades afrodisíacas; esta planta medicinal mejora la circulación y, por lo tanto, también facilita el transporte de todas las sustancias a través de los vasos, en particular las hormonas. Damiana también es útil en presencia de problemas relacionados con el ciclo menstrual, o en el caso de los hombres, incluso para disfunciones eréctiles.
  • Romero: las infusiones a base de romero aportan numerosos beneficios, incluida la mejora de la circulación y la regulación de las caídas de presión. Esta planta aromática se ha utilizado como planta medicinal desde la época romana y griega debido a sus numerosas propiedades terapéuticas. El romero es un agente antiinflamatorio, antioxidante, antiespasmódico y digestivo natural. También se utiliza como remedio para la celulitis y para combatir la caída del cabello. Varias investigaciones médicas han demostrado que el romero es un excelente remedio natural para el deterioro del estado de ánimo, el estrés y los problemas de concentración.
  • Reetha: Reetha en polvo, o Soap Nut, rico en hierro y vitamina A, es muy utilizado en el campo de la cosmética para el cuidado del cabello; de hecho, si se usa como champú o paquete, estimula la microcirculación en el cuero cabelludo, fortaleciendo el cabello.
  • Té Tamari Bancha: es un té rico en calcio y hierro, con fuertes propiedades digestivas, rico en vitaminas A y C, y niacina. Beber una taza de este té es un buen hábito, útil para aliviar la fatiga y estimular la circulación.
  • Ume-Sho-Bancha: es un té a base de umeboshi, salsa de soja y jengibre, con propiedades antioxidantes, especialmente indicado para la circulación lenta.
  • Vino tinto: si se bebe con moderación, ofrece numerosos beneficios para el sistema cardiovascular, debido a su alto contenido en polifenoles. El vino también es rico en taninos, procedentes del mosto de uva, que ejercen una especial acción antiinflamatoria y antidiarreica. También se utilizan en el tratamiento de la enteritis.

En conclusión, una buena circulación está particularmente ligada a una dieta equilibrada. Generalmente, nuestra dieta se basa en cambio en el consumo de pasta refinada, pan y azúcar, y grasas saturadas o hidrogenadas que se encuentran entre las primeras responsables de la llamada acidosis, término que indica un exceso de toxinas en la sangre que conduce a el desarrollo de numerosos problemas, que incluyen: colitis, gastritis, candidiasis, celulitis, sobrepeso, fatiga. El consumo de frutas y verduras, ricas en minerales, vitaminas y antioxidantes, es especialmente recomendable para mantener nuestra circulación activa y nuestros capilares fuertes. Recuerda que la buena circulación sanguínea es sin duda una de las principales claves para el bienestar de todo el organismo y para la prevención de numerosas enfermedades. Muchas veces la falta de información adecuada nos lleva a permanecer anclados a nuestros viejos y cómodos hábitos alimenticios, creyendo que la dieta es un factor secundario o incluso irrelevante para la aparición de enfermedades y malestares. Por el contrario, numerosas investigaciones científicas demuestran que un organismo sano, fuerte y activo es el resultado de un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada. Conocer las propiedades de los alimentos es el primer paso para ayudarnos a elegir qué alimentos necesitamos integrar en nuestra dieta para cuidar nuestro organismo. Por el contrario, numerosas investigaciones científicas demuestran que un organismo sano, fuerte y activo es el resultado de un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada. Conocer las propiedades de los alimentos es el primer paso para ayudarnos a elegir qué alimentos necesitamos integrar en nuestra dieta para cuidar nuestro organismo. Por el contrario, numerosas investigaciones científicas demuestran que un organismo sano, fuerte y activo es el resultado de un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada. Conocer las propiedades de los alimentos es el primer paso para ayudarnos a elegir qué alimentos necesitamos integrar en nuestra dieta para cuidar nuestro organismo.

Es importante saber qué alimentos pueden ser útiles en caso de problemas de circulación.

Nutrición saludable

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *