Tips, Consejos y Guías Para el Bienestar

El café , gracias a la presencia de cafeína, tiene varios aspectos positivos para nuestro y los más conocidos son definitivamente aumenta la concentración y la atención, ya que estimula el sistema nervioso y regula la presión arterial y las funciones intestinales en el organismo. La cafeína dilata y abre las vías respiratorias ayudando a quienes experimentan dificultades respiratorias como asma y bronquitis.

Además, quizás no todo el mundo sepa que el café, gracias a la presencia de cafeína, es un buen antioxidante que protege contra el daño de los radicales libres en el organismo.

Cafeína y adelgazamiento.

El café puede ayudar a quemar el exceso de calorías al estimular el metabolismo. Una taza de café por la mañana puede darle energía instantánea y ayudar a aumentar la duración del entrenamiento deportivo. También es bajo en calorías si obviamente no le agregas demasiada azúcar o crema o algo más.

Cafeína para migrañas y dolores de cabeza.

La cafeína tiene propiedades analgésicas de hecho si tomas una taza de café cuando padeces migrañas o dolores de cabeza notarás que en pocos minutos el sufrimiento suele ceder y todo esto se debe a las propiedades de la cafeína.

Otros beneficios del café:

  • Tiene propiedades diuréticas ya que la cafeína contenida en el café hace que los riñones produzcan más orina, lo que ayuda a expulsar las toxinas del cuerpo.
     
  • Función cerebral mejorada: un estudio sugiere que las personas que consumen 2-3 tazas de café al día son más productivas en el trabajo y recuerdan mejor una variedad de información.
     
  • Previene la aparición de diabetes tipo 2.
     
  • Parece prevenir la aparición del cáncer gracias a que también es un potente antioxidante

Sin embargo, también hay algunos efectos negativos para la salud:

  • Crea una especie de adicción a la cafeína y quienes están demasiado acostumbrados a beberla pueden provocar síntomas de abstinencia como dolor de cabeza, fatiga, dificultad para concentrarse y depresión.
     
  • Aumento de peso: puede llevar al aumento de peso si se bebe con la adición de mucha azúcar, nata o licores de diversa índole. Además, la cafeína estimula la producción de hormonas del estrés en el cuerpo, lo que estimula el apetito y el ansia de alimentos ricos en calorías.
     
  • Ansiedad: la cafeína puede sobreestimular el sistema nervioso central provocando ansiedad y nerviosismo. Beber más de 4 tazas de café al día puede agotar las glándulas suprarrenales, disminuir la resistencia al estrés y hacerlo más susceptible a las enfermedades.
     
  • Acidez de estómago: se sabe que el café desencadena la secreción de ácidos estomacales, lo que provoca indigestión y ataques de acidez estomacal. En personas con antecedentes de problemas estomacales, incluso el café descafeinado puede provocar acidez estomacal.
     
  • Hipoglucemia: se sabe que la cafeína desencadena la liberación de glucógeno del hígado, lo que provoca un desequilibrio en los niveles de azúcar en sangre. Esta condición también conocida como hipoglucemia puede provocar palpitaciones, sudoración, nerviosismo y debilidad cardíaca.
     
  • Osteoporosis: El consumo excesivo de café interfiere con la absorción adecuada de nutrientes y minerales de los huesos, aumentando el riesgo de osteoporosis.
     
  • Deshidratación, arrugas y envejecimiento cutáneo: el café es un potente diurético y beberlo en exceso puede provocar deshidratación. Sufrir de deshidratación también conduce a «resecar» la piel, haciéndola más propensa a la formación de arrugas y estrías.

En definitiva, la clave del éxito es limitar la ingesta a un máximo de 2-3 tazas de café al día para aprovechar los efectos beneficiosos del café y la cafeína. En definitiva, se necesita un poco de moderación sin exagerar, una regla válida en la vida para muchas cosas.

 

El café…

Bienestar natural

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *