Tips, Consejos y Guías Para el Bienestar

Sin embargo, aunque es un fenómeno conocido por la mayoría de las personas, el conocimiento al respecto es bastante limitado; ¡sin mencionar los famosos clichés y falsas creencias que han surgido en torno a sus causas y remedios! Intentemos arrojar algo de luz sobre este tema.

¿Qué son las espinillas ?

Las espinillas, también conocidas como espinillas, son crecimientos que se forman en la piel cuando los poros se obstruyen debido a la acumulación de sebo y células muertas de la piel. Son una combinación de aceites, sebo y fragmentos celulares que se forman a nivel del bulbo piloso. Las espinillas no tienen un punto de salida de su contenido, por lo que, al no poder oxigenarse al contacto con el aire, no cambian de color a marrón oscuro, como ocurre en cambio con los puntos negros. El color blanco o amarillento se debe a la presencia de pus, compuesto por glóbulos blancos que murieron durante el ataque inmunológico contra las bacterias responsables de la formación de los granos. Aparecen principalmente en el rostro, en la zona denominada «T», frente, nariz y mentón, y también en el pecho, espalda, hombros y glúteos.

Causas de la formación de granos.

La formación de granos es causada por una exfoliación celular excesiva, que obstruye los poros. Las glándulas sebáceas suelen producir sebo, que tiene la función de lubricar la piel y evitar la penetración de bacterias. Cuando el sebo se produce en exceso, obstruye aún más los poros, formando pequeños crecimientos que luego maduran y se convierten en granos. El sebo está fisiológicamente compuesto por ácido linoleico, pero cuando los recursos de esta sustancia se agotan, las glándulas utilizan ácido oleico para producir el sebo. Esta forma de ácido irrita la piel y promueve la formación de granos. En este caso, el acné se desarrolla con mucha frecuencia.

Cómo prevenir las espinillas

Es imperativo cuidar su piel, tomando diversas medidas para prevenir rápidamente la aparición de este problema:

  • Dieta adecuada: debe consumir alimentos ricos en nutrientes como verduras y frutas, que aportan minerales y vitaminas esenciales, y evitar el consumo excesivo de productos grasos y cargados de aceite, como patatas fritas, pizza, dulces. Las avellanas se pueden consumir como tentempié, pero siempre con moderación.
  • Beber mucho: unos seis u ocho vasos de agua al día son fundamentales para la salud del organismo, y también para prevenir la formación de granitos. De hecho, el agua ayuda a diluir el exceso de sebo y mantiene la piel bien hidratada, especialmente en verano o durante la actividad física, eliminando también las células muertas. Evite las bebidas excesivamente cargadas de azúcares.
  • Limpieza adecuada: es importante desmaquillarse adecuadamente antes de irse a dormir con un desmaquillador o leche limpiadora adecuados, y luego enjuagar con agua tibia y aplicar crema hidratante. Muy útiles son los productos exfoliantes, para ser utilizados tres o cuatro veces por semana. No utilice productos demasiado agresivos como el jabón normal. La crema hidratante a elegir debe ser adecuada para tu tipo de piel, ya que la aplicación de cremas para la piel seca sobre la piel grasa puede provocar un aumento de la producción de sebo y, por tanto, la formación de granos. Además, una precaución importante es lavar el cabello cuando comience a ensuciarse, ya que el sebo del cuero cabelludo se puede llevar fácilmente al rostro.
  • Evita el estrés: la formación de granos también está relacionada con los desequilibrios hormonales, que pueden ocurrir en diferentes momentos, pero sobre todo relacionados con el estrés. Por ello, es recomendable mantener bajos los niveles de estrés y recordar dedicar parte de tu tiempo a actividades o intereses que nos hagan sentir bien.

Cómo quitar las espinillas

Los métodos para deshacerse de los molestos granos varían según el tipo de piel y la gravedad de la situación de la epidermis.

  • Exfoliación: gracias a este proceso se puede eliminar la capa de células muertas que obstruye los poros. Exfoliar una vez a la semana en las zonas del rostro donde hay granos. También se puede hacer un exfoliante óptimo en casa.
  • Crea una pasta a base de granada pulverizada y jugo de limón fresco y aplícala en la zona afectada mediante un masaje. Es muy útil sobre todo en caso de puntos negros.
  •  Aplique una mezcla de agua de rosas y aceite esencial de sándalo en la cara durante unos veinte minutos y luego lávese con agua tibia. Hace la piel más suave y tersa.
  • Mezcle aceite de avellana con jugo de limón fresco en cantidades iguales. Recuerda que el aceite de avellana tiene propiedades astringentes y por tanto es uno de los elementos más utilizados en las fórmulas de los productos dermatológicos.
  • Mezclar una cucharada de miel con clara de huevo y aplicar en el rostro durante unos veinte minutos. Enjuague con agua tibia. Alternativamente, también puede usar miel sola.
  • Crea una pasta a base de vinagre y almidón de maíz, aplica de quince a veinte minutos y enjuaga.
  • Aplique una pasta a base de fenogreco y agua y déjela actuar durante la noche. La alholva es eficaz tanto para las espinillas como para los puntos negros.

¿Sabías que también puedes usar vapor y aprovechar las propiedades de los extractos naturales?

  • Vapor: use una cacerola con agua a hervir y exponerse al vapor durante diez a quince minutos. El vapor dilata los poros, lo que permite exprimir más fácilmente las espinillas y los puntos negros. También puede ayudar a prevenir imperfecciones, ya que los poros dilatados se pueden limpiar más a fondo.
  • Peróxido de benzoilo y ácido salicílico: son productos antibacterianos, que tratan y previenen la formación de granos. Actúan como un peeling, exfoliante y depurativo de los poros. Es importante utilizar un buen humectante después del uso de peróxido de benzoilo y ácido salicílico, ya que estos productos tienden a secar la piel considerablemente.  

Consideración final sobre espinillas grandes

En conclusión, parece que todas las personas se han encontrado luchando contra estas molestas imperfecciones de la piel, cuyas principales causas se encuentran en los desequilibrios hormonales y el estrés. El problema de las «espinillas» no es un fenómeno que se limite únicamente a la adolescencia, como se podría pensar de inmediato, por el contrario, puede aparecer incluso hacia los 30 años. Por supuesto, si los granitos aparecen especialmente durante la adolescencia es porque en esta fase de la vida hay un aumento de la actividad hormonal; pero es necesario precisar la extrema subjetividad que acompaña al fenómeno. Una prueba de esto es que el acné puede aparecer pero también puede no aparecer en la adolescencia. Sin embargo, para prevenir y contrarrestar el problema dermatológico, es necesario tener alguna información preliminar y luego adoptar sugerencias para tratar la situación a nivel epidérmico y a nivel general. Un estilo de vida correcto, una dieta baja en grasas y una buena limpieza facial son requisitos imprescindibles para el bienestar de nuestra piel.

Las espinillas también pueden agrandarse si no se tratan adecuadamente.

Belleza corporal: hombre mujer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *