Tips, Consejos y Guías Para el Bienestar

Los principales síntomas de la hepatitis consisten en pérdida de apetito, dolor abdominal, náuseas, vómitos, depósito de pigmentos biliares en la piel y mucosas y con el consiguiente color amarillo.

Además de estos síntomas, en algunos casos de hepatitis, también pueden producir orina de color oscuro.

La L ‘ Hepatitis A provoca un problema agudo similar al síndrome de la gripe que persiste durante varias semanas y
que la propo no suele traer cambios en el hígado y se llegará a una cura completa.

L ‘ hepatitis B , en muchos casos se vuelve crónica y puede causar cirrosis del hígado.

L ‘ Hepatitis C puede en muchos casos evolucionar a hepatitis crónica activa, lo que puede conducir a complicaciones y crear una larga distancia de tiempo desde la infección.

La hepatitis L ‘ D puede causar una hepatitis crónica similar a la causada por el virus’ hepatitis C , sin embargo, la ‘ hepatitis D solo se presenta en asociación con la’ hepatitis B ‘ .

La hepatitisG es causada por un virus ligado al de la’ hepatitis C y este tipo de hepatitis puede llegar al estado crónico.

Cada tipo de hepatitis se transmite de manera diferente, la hepatitis A se transmite a través del contacto físico con objetos, los alimentos que se tocan y las relaciones sexuales con una persona infectada.

L ‘ hepatitis B competente para la’ La hepatitis A se transmite solo por relaciones sexuales sin protección y exposición a otros fluidos corporales.

Por otro lado, la hepatitis C se transmite solo por la sangre.

Las terapias también son diferentes según el tipo de hepatitis , para la hepatitis A un período continuo de descanso y una nutrición e hidratación adecuadas pueden ser suficientes, mientras que para infecciones crónicas como la hepatitis B y los tratamientos de la hepatitis C basados ​​en citocinas e interferón.

La medicina herbal en este caso nos enseña que la ingesta de cardo mariano vegetal puede ser un complemento útil en el tratamiento de la hepatitis .

Algo reconfortante es que existe una vacuna contra la hepatitis (solo hepatitis B ) que se administra a los recién nacidos ya sea con fines preventivos o en caso de que hayan sido infectados con hepatitis en el útero para evitar en gran medida el riesgo de desarrollo futuro de esta enfermedad.

Hepatitis A, B, C, D, E …

Bienestar natural

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *