Tips, Consejos y Guías Para el Bienestar

Mucoviscidosis en niños:

La fibrosis quística también implica insuficiencia pancreática con mala digestión en la mayoría de los niños afectados por esta enfermedad y un aumento significativo de las sales minerales en el sudor (hay una concentración de cloruro de sodio y de 3 a 4 veces superior a la norma). Es una enfermedad hereditaria, de dos padres, portadores sanos del carácter patológico, el 25% de los niños nacerán afectados de fibrosis quística.

Es una enfermedad que desgasta todos los órganos, pero en particular se ven afectados

Cómo y cuándo se produce la mucoviscidosis (algunos síntomas):

La enfermedad no está relacionada con la edad, puede surgir en cualquier momento de la vida y de diferentes formas.

  • Al nacer: puede manifestarse con obstrucción intestinal, que se produce por exceso de meconio (el término meconio se refiere a las primeras heces emitidas por el recién nacido), que con mayor frecuencia es arcilloso y de difícil eliminación, por lo que requiere intervención quirúrgica.

En los primeros años de vida: a esta edad, la fibrosis quística se presenta en muchos casos con una tos persistente, acompañada, luego de enfermedades como

  • bronquitis
  • neumonía
  • infecciones respiratorias de varios tipos
  • lesiones bronquiales
  • lesiones pulmonares
  • lesiones pleurales

Este tipo de afección generalmente causa daños permanentes.

Sin embargo, la manifestación de la fibrosis quística pancreática no siempre se presenta con síntomas relacionados con el sistema respiratorio, en muchos casos prevalecen síntomas digestivos, como

  • estreñimiento
  • diarrea con eliminación de heces abundantes y grasosas
  • aumento desproporcionado del apetito
  • retraso del crecimiento

Los síntomas de esta enfermedad a menudo no aparecen hasta la edad escolar o incluso hasta la adolescencia.

Complicaciones

Puede suceder que los síntomas enumerados anteriormente puedan degenerar y dar lugar a complicaciones; en la mayoría de los casos en los que esto sucede, puede tener

  • prolapso del recto del colon
  • una forma particular de cirrosis hepática
  • Choque por pérdida de sodio (esto generalmente ocurre en bebés debido a la sudoración excesiva causada por la enfermedad, que hace que se libere un exceso de sodio con el sudor)

Diagnóstico de mucoviscidosis

El diagnóstico precoz de la fibrosis quística del páncreas es importante, es posible mediante la realización de una prueba de meconio. Se lleva a cabo distribuyendo una pequeña cantidad de meconio sobre papel con un reactivo especial, que luego será sometido a controles específicos. De esta forma es posible hacer un diagnóstico desde el primer día de vida, ya que el meconio de los recién nacidos con fibrosis quística es más rico en albúmina que el de un niño sano.

El diagnóstico, tras este primer examen, será confirmado por la denominada prueba del sudor, mediante la cual es posible establecer la concentración de algunas sales minerales en el sudor, que en los recién nacidos que padecen fibrosis quística pancreática está alterada respecto a la norma. . Una vez establecido el diagnóstico, se debe realizar un seguimiento del niño en un centro especializado, con el fin de evaluar la terapia más adecuada para el caso. Se requieren controles periódicos durante toda la vida.

Qué hacer

Para los niños con fibrosis quística del páncreas es importante

  • siga una dieta baja en grasas
  • administrar por vía oral, en cada comida, enzimas pancreáticas que facilitan la digestión
  • administrar, bajo el consejo del médico, antibióticos para prevenir y / o tratar infecciones respiratorias frecuentes
  • aerosol
  • fisioterapia respiratoria para promover el drenaje de secreciones estancadas en los bronquios y pulmones
  • reintegración de sales minerales si el niño ha sudado mucho o si ha tenido fiebre.

mucoviscidosis (fibrosis quística del páncreas)

Enfermedades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *